• alt text
  • alt text
  • alt text

Una pequeña historia del Sahara Occidental

La historia del pueblo de Sanhaja Bereber, una población de sangre Árabe que habita el Sáhara Occidental, se retorna siglos atrás en el tiempo.

Hacia el final del siglo XVI, el Sultán de Marruecos, Ahmad al Mansor, envió una expedición a conquistar Timbuctú. Su motivación era económica: el deseo por la sal junto con la compra de oro y plata. Esta expedición, que siguió una ruta regular de caravanas, tuvo una gran influencia en la región. Sin embargo, fue efímera, y los descendientes fueron rápidamente absorbidos por la población local. Durante casi un siglo Timbuctú pagó tributo a Marruecos, pero pronto esta dependenciaterminó. Hubo contactos a lo largo de los siglos: regligiosos, culturales y lazos personales, pero fueron esporádicos y en ningún momento constituyeron lazos de soberanía territorial entre Marruecos y el Sáhara Occidental. Ésto puede ser observado con claridad en los términos del Tratado de Marrraquech firmado en 1767 con España: "Su Majestad Imperial (de Marruecos) se abstiene de expresar una opinión respecto al comercio que Su Majestad Católica (de España) desea establecer al sur del río Nun, ya que Él no puede tomar responsabilidades por accidentes y desgracias, porque Su dominación no llega tan lejos ..."

En el siglo XVIII, Saguia el-Hamra se conoció como la "Tierra de los Santos", un centro de aprendizaje y misticidad, que atrajo gente en busca de conocimientos.

Debido a las escasas e irregulares precipitaciones, la región sólo fue habitada por tribus nómadas. Vivían con rebaños que pastaban y cultivos donde era posible. Su religión era el Islám, su ley se basaba en las costumbres y el Corán. Etnicamente y culturalmente eran distintos de las poblaciones situadas alrededor de ellos, se movían a través del desierto en unas rutas más o menos regulares, establecidas por estaciones, pozos, fuentes. No conocían fronteras.

La sociedad saharaui, como muchas otras en África en aquel momento, era una sociedad tribal, pero tenía algunas características específicas. Por ejemplo, estaba gobernada por la Asamblea de los Cuarenta, cada uno de los cuales representaba una de las Tribus Saharauis (ésto contrasta con lo de sus vecinos, por ejemplo Marruecos, donde había una monarquía hereditaria con poderes absolutos o Mauritania, donde era la tribu más fuerte la que imponía tributos a las más débiles y, en general, las dominaba).

Cada tribu saharaui se dividía entre subtribus que tenían tanta autonomía que la historia colonial española la describe como una forma de vivir "en completa anarquía". Ésto no era así, ya que la sociedad tribal estaba tan organizada como unidad que de hecho tenían "kafirs", que eran los representantes oficiales para las tribus en Argelia, Marruecos y Mauritania.